Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Adrián Fernández Carrasco - 28-07-2020


Madrid Central está en riesgo de desaparecer

Ayer recibimos una preocupante noticia. Madrid Central podría dejar de funcionar por orden judicial, acabando con una de las Zonas de Bajas Emisiones más ambiciosas de Europa. Pero el Tribunal no cuestiona la efectividad de Madrid Central ni los criterios para regular el tráfico, sino que se basa en supuestos defectos de forma durante la tramitación de la ordenanza en la que se sustenta. Una discrepancia en el trámite legislativo que amenaza con dejar a Madrid sin Zona de Bajas Emisiones, lo que nos empuja a toda España a afrontar una sanción millonaria por parte de la Unión Europea.

Esta sentencia llega tan solo un mes después de que los Juzgados de lo Contencioso Administrativo nos dieran la razón en otro procedimiento, ¡y de qué forma! En esa sentencia sí se entró a valorar la importancia de Madrid Central para preservar la salud y el medio ambiente, como “principios que deben regir la actuación de los poderes públicos”. De esta forma justificaba el juez la anulación de la moratoria de multas que el nuevo gobierno de Almeida quiso imponer nada más llegar a la alcaldía.

¿Cómo es posible entonces que haya dos sentencias en direcciones opuestas? Se trata de dos recursos diferentes sobre dos acuerdos municipales: hace un mes sobre la moratoria de multas, y ayer sobre la aprobación de la Ordenanza de Movilidad. Para conocer la historia completa, te invito a seguir leyendo.

Un intento por acabar con Madrid Central a toda costa

Las sentencias de ayer se remontan a finales de 2018, cuando se puso en marcha Madrid Central, un área de tráfico limitado que agrupaba las Áreas de Prioridad Residencial (APRs) ya existentes. En medio de la polémica, el Partido Popular lanzó una batería de recursos buscando paralizar su implantación mediante medidas cautelares aludiendo a fallos de forma. Y lo hicieron tanto a través del Grupo Municipal como utilizando la Comunidad de Madrid, que en aquellos días se negó a reforzar el Metro para boicotear así la nueva zona. Pero no les funcionó. Los jueces rechazaron la suspensión cautelar afirmando que “sin la regulación, creación y puesta en marcha de la Zona de Bajas Emisiones Madrid Central resultaría imposible alcanzar en el año 2020 el cumplimiento de las obligaciones de la calidad del aire, debiendo prevalecer el interés general representado en la protección de la salud”.

Madrid Central comenzó así su andadura, mejorando la calidad del aire dentro y fuera del distrito Centro con datos de contaminación nunca vistos. Faltaba, no obstante, entrar en el fondo de aquellos recursos que se habían quedado pendientes. Unos recursos que el nuevo Ayuntamiento se había negado a retirar, algo sorprendente viendo cómo presumían de Madrid Central en la Cumbre del Clima.

Un proceso con participación y con memoria económica

Las sentencias de ayer se basan en dos defectos de forma: la ausencia de un periodo de información pública y la falta de memoria económica. Visto así, parecería intolerable omitir unos trámites fundamentales en cualquier proyecto normativo. Pero leyendo en detalle las sentencias, detrás hay multitud de detalles e interpretaciones.

  • Madrid Central sí tuvo participación pública. Desde Greenpeace estuvimos presentes en las mesas de diálogo con los colectivos afectados y en los órganos de participación abiertos a toda la ciudadanía para elaborar la Ordenanza de Movilidad. Durante este periodo se recibieron más de mil alegaciones. Sin embargo, la sentencia estima que tenía que haberse abierto un nuevo periodo de consulta tras incorporar las alegaciones presentadas, dando a entender que no hubo participación previa de forma material sobre Madrid Central.
  • La Ordenanza de Movilidad también incluía una memoria económica, un trámite requerido en los proyectos normativos. Pero la sentencia reclama un estudio específico únicamente sobre el artículo 23 (el referido a las Zonas de Bajas Emisiones) al considerar que el Estudio de Impacto incluido en la ordenanza no es suficiente.

La defensa de la salud y el medio ambiente son derechos constitucionales. Y las Zonas de Bajas Emisiones son una herramienta más para garantizar este derecho: ya hay más de 250 en toda Europa, y en España todos los grandes municipios deberán contar con una zona similar antes de 2023.

Greenpeace es parte de la Plataforma en Defensa de Madrid Central, personada en la causa a través de Ecologistas en Acción. Ahora toca recurrir ante el Supremo para evitar una vez más el desmantelamiento de Madrid Central. Porque mientras los defectos de forma son subsanables, el derecho a respirar aire limpio es irrenunciable.

Pero no olvidemos que las sentencias han fallado en contra del Ayuntamiento de Madrid. Es el alcalde quien tiene que decidir si recurre para preservar Madrid Central, o aprovecha el defecto de forma para desmantelar la Zona de Bajas Emisiones, como ya intentó cuando llegó al poder.

¿Qué versión de Almeida nos vamos a encontrar ahora? ¿El Alcalde de todos, que presumía de ecologismo en la COP25? ¿O el Almeida partidista que prometía acabar con Madrid Central en campaña?

La pelota está ahora en el tejado de Cibeles.

Adrián Fernández Carrasco - autor del blog.
Adrián Fernández Carrasco
Ingeniero de Obras Públicas, especializado en Transporte, y Máster en Movilidad y Seguridad Vial por la Universidad Politécnica de Madrid. Responsable de la campaña de Movilidad en Greenpeace España. Twitter: @adri_fc
20 posts

¡ Comparte !


Comentarios

21 comentarios
Roser 28/07/2020

Es lamentable lo que ocurre pero seguro que esto tiene trasfondo de interés económico que no les interesa que Madrid central consiga sus metas que es la de la mayoría que nos preocupa la salud del Planeta que es la nuestra. Chicos seguir luchando 😍

Responder
Jose Herrero 28/07/2020

Lamentable dinamica del Ayuntamiento de Mafrid.

Responder
Mª de los Angeles Cardiel 28/07/2020

Lo del Almeida NO tiene ninguna justificación, tener el centro de Madrid, con un bajo nivel de contaminación que beneficia la salud de los madrileños y ahora por unos intereses nimios se quiere cargar una mejor calidad de vida.
Sres del PP ¿Cuando antepondran el bien Común de los ciudadanos?

Responder
Marta 28/07/2020

Es terrible , Madrid Central se creó para limitar las emisiones (cosa que nos favorece a todos) y desde el minuto uno lo querían eliminar por intereses ecónomicos/politicos.A ver si aprendemos que sin Salud/ni planeta no hay dinero

Responder
Manuel Pino Villalva 28/07/2020

El patrimonio de más valor del genero humano es la salud.

Responder
Juan Carlos Otazu Pipaòn 28/07/2020

A las-os que contaminan se les premia con la prepotencia de la ignorancia insolidaria .

Responder
Blanca Usobiaga 29/07/2020

Estoy totalmente de acuerdo. La falta de cultura, la ignorancia y el pasotismo, potenciados por ... favorecen a todos los transgresores de lo público.
El apoyo a Gree Peace es un bastión para la concienciación.

Ana 29/07/2020

Gobierne quien gobierne ,han de hacer respetar el derecho a la salud
QUEREMOS respirar un aire limpio

Responder
Maria Armengol Mata 29/07/2020

QUE GOVERNANTES TENEMOS????????????? QUE PENA

Responder
Charo 29/07/2020

No se si Almeida sabe leer pues fueron no 1 sino 3 jueces los que le dijeron que Madrid Central se quedaba ¿qué pasa que a este hombre le tienen que leer las noticias que le interesan?

Responder
Ute Karst 29/07/2020

Es increíble que pueda ocurrir esto - seguramente debido a intereses políticos y económicos por parte de la Derecha.
Hay que apelar a los madrileños para que luchen a favor de Madrid Central. No podemos volver atrás, teniendo en cuenta las obligaciones europeas y sobre todo nuestra salud!!

Responder
Mikel Noya 29/07/2020

Desgraciadamente los ejes de nuestra justicia son: la unidad de España y el liberalismo económico. Ni las identidades nacionales del reino ni el Mediambiente son algo que merezcan su respeto, dentro de sus criterios cortoplacistas.

Responder
ignacio lorenzo 29/07/2020

Aquí todo por la pasta. La salud no importa. Quizás sea porque los que deciden, viven en urbanizaciones de lujo donde se respira bien. A los demás que son mayoría, que les den.

Responder
Manuel Salguero 29/07/2020

Es que lo anterior es inviable, ya se vió.
Parking y aparcamientos saturados, calles embotelladas, coches dando vueltas sin sentido.
¿O que va a hacer el Ayuntamiento? ¿Tiene algo mejor? No.
Pone una denuncia y le vuelve a él ahora, menuda patata caliente.

Responder
Antonio 30/07/2020

Da miedo pensar que estamos gobernados por políticos de esta categoría.
Hay una mínima esperanza de que en Europa frenen la reversión de un proyecto que era excelente. Esperemos a ver en qué queda todo.

Responder
Damià Arenas 30/07/2020

Lamentable noticia para el medioambiente.
Esperemos que no se ratifique porque sería un paso atrás de gigante. Lo tenemos que conseguir. Lo vamos a conseguir...!!! Sólo lo pararemos luchando juntos.

Responder
Maria del pilar sanchez 30/07/2020

Si y como pademos reducir los vuelos pues no se tardara en que los aviones vontsminen mas

Responder
PILAR 30/07/2020

Es triste pero cuando algo funciona bien en este Pais y ademas nos beneficia a los ciudadanos hay alguien que no pudo meter mano en el **cajón de los euros** y remueve ^^Roma con Santiago** para conseguirlo. Estamos en una situación económica critica debido al COVID y alguien se esta planteado titar millones a la basura solo por su interés de bolsillo. ¿¿¿¿Este alcalde llegara en algún momento a tener la cabeza sobre los hombros??? Penita de politiquillos que tenemos !!!

Responder
Elisa Tordesillad 31/07/2020

Caminaremos alguna vez en la misma dirección ciudadanos y políticos????

Responder
Carmen Gago 31/07/2020

No lo permitamos....!!!! La salud esta por encima del dinero y los intereses egoistas de los que no quieren ver y solo se miran el ombligo. Hay que seguir luchando por el bien de todos. Ni un paso atrás.

Responder
Alfredo sola 01/08/2020

El nivel de conciencia en este mundo es bajo, siempre peleandonos como los crios pero saviendo lo que hacemos.
Creo que vamos a espabilar a palos

Responder

¡ Comparte !