Entrada de blog por Maria Prado - 15-06-2021


Renovables: hagámoslo bien porque no hay tiempo que perder

Hace unos días el secretario general de la ONU, António Guterres, destacaba que nos aproximamos a un punto sin retorno tras los recientes datos que indican que el calentamiento global podría superar momentáneamente el umbral de 1.5 ºC en solo 5 años. 

Los datos no paran de superarse a sí mismos (el pasado abril alcanzamos el alarmante récord histórico de 421 ppm de CO2 en la atmósfera) y se espera que las emisiones de gases de efecto invernadero den su segundo mayor salto en la historia en 2021, según la Agencia Internacional de Energía. Un panorama terrorífico para nuestro planeta y nuestras vidas que nos debe urgir a todos a no perder más tiempo y poner el foco en lo importante: el fin de los combustibles fósiles y la transición energética a las energías limpias. 

Celebrar las renovables sin conformarnos

Así que arrancar ahora, por fin, con un desarrollo urgente de renovables tras una vergonzosa parálisis de 10 años para hacer lo que no hicimos en 30 tiene que ser motivo de celebración entre la sociedad. Porque un año más tenemos la aberrante cifra del 90,4% de dependencia energética exterior en combustibles sucios y contaminantes, mientras  seguimos siendo un país rico en recursos renovables. Gas, petróleo, carbón, nuclear….un establishment que ha hecho muy bien su trabajo y que sigue peleando por mantener sus privilegios.

Pero celebrar no significa conformarnos, pues los espacios de mejora son muchos, en justicia climática y social, y en todos los niveles de responsabilidad: administración, promotores y ciudadanía.

Así que necesitamos, sí o sí, renovables a toda velocidad e identificar y habilitar el dónde por todo el territorio (rural y urbano) para electrificar al máximo toda nuestra economía, sin olvidar la eficiencia,  el ahorro y la sostenibilidad como pilares, porque no hay energía menos contaminante que la no producida.

Y se necesitan todas, grandes, pequeñas, centralizadas o distribuidas, eso lo dirá el contexto, circunstancias territoriales y los condicionantes legales ambientales (que también son muy mejorables) y energéticos (pues falta abordar una planificación territorial-nacional energética).

Exigiremos que las renovables se hagan bien

Pero aún asumiendo que estas energías limpias se tendrán que integrar en nuestros paisajes (porque las renovables, a diferencia de las sucias centrales de gas, carbón o nuclear, son más visibles)  también exigiremos que se hagan bien:

  • Bien hechas, porque la biodiversidad con la que comparten espacio necesita ser respetada, cuidada y mejorada, entre otras cosas para mitigar y luchar contra los efectos del cambio climático.
  • Bien hechas, porque solo así el incalculable valor social que tienen será comprendido, logrando que sean apoyadas, impulsadas y promovidas: por su capacidad de mitigación del cambio climático, de creación de economía y empleo local, por ser instrumento para la cobertura de necesidades básicas (salud, alimentación, educación, etc), de reducción de contaminación, de generación de energía distribuida, eficiente y barata, pero además democrática y dinámica si se habilita la participación de la sociedad en su uso y gestión.
  • Bien hechas, porque bajo criterios de justicia energética y sostenibilidad ambiental y territorial deben ser un punto de encuentro para recuperar la perdida relación rural-urbana, para avanzar hacia la resiliencia rural y luchar contra la España despoblada, al ofrecer una oportunidad para la soberanía energética, el reequilibrio territorial y mejorar así la interdependencia entre lo rural y lo urbano; un vínculo roto por una industrialización centralizada y una globalización que ha desequilibrado los flujos de bienes, servicios y poblaciones.

Y por eso hoy publicamos desde Greenpeace nuestro posicionamiento de Criterios para asegurar un desarrollo renovable necesario para el clima y respetuoso con la biodiversidad y las personas.

El deber de beneficiar a la población local

Esta transición energética debe  servirnos para impulsar la participación ciudadana, para transformar nuestro sistema energético oligopolístico y especulativo en otro democrático, justo y eficiente. Y para ello las promotoras deberán compartir con las comarcas y habitantes los beneficios y no solo los efectos y riesgos al territorio; y las administraciones e instituciones (estatal, autonómica y local) deberán impulsar la movilización y participación de la sociedad mediante todas las estrategias, canales y mecanismos habidos y por encontrar (reserva de cuotas en las subastas, en las redes, participación en la inversión, copropiedad, comunidad energética local, etc, etc.) y garantizando espacios de diálogo y debate entre todos los actores interesados.

Renovables urgentes y respetuosas

El camino solo es uno: Frenar este cambio climático entre todos. No equivoquemos el foco, porque ‘los malos’ son los combustibles fósiles, que nos han traído hasta aquí: podremos prescindir de ellos y garantizar los servicios energéticos que necesitamos gracias a las renovables. La transición energética nos tiene que dar además la oportunidad irrenunciable de participar, para que esta sea más rápida y justa. Eso SÍ es lo que tenemos que exigir a los gobiernos y promotores: participar en la transición con garantías y mecanismos de justicia energética, con todos los territorios y habitantes, con pueblos y ciudades, con diálogo y consensos. Democratizar la enerǵia para transformar un sistema energético en pocas manos por otro eficiente, 100% renovable, redistributivo y participativo. 

Y en este cambio todos tenemos que encontrar nuestra carta. Opciones hay muchas, y las que inventaremos. Renovables sí, más y más urgentemente. Respetuosas con la biodiversidad y las personas.  Y participadas. Porque si nos despistamos no llegaremos a tiempo. 

Maria Prado - autor del blog.
Maria Prado
María Prado, Ingeniera de Montes por la Universidad Politécnica de Madrid. Responsable de Campaña de Renovables y Transición Energética.
14 posts

¡ Comparte !


Comentarios

1 comentario
Juan Carlos Otazu Pipaòn 18/06/2021

Energías renovables son necesarias , lo que puedan aportar desde ya en adelante , sera el fruto de impulsar la investigación+desarrollo en lo que ya tenemos , más en lo que esta por venir , los fondos europeos ( ojalá sea así ) vengan en su justa medida a contribuir y impulsar unas energías limpias , renovables , y asequibles a todos los bolsillos , ¡¡¡¡¡ ACCIÓN !!!!! .

Responder

¡ Comparte !