El pescado, las frutas y hortalizas que consumimos ¿pueden ser transgénicos?

De momento, en la Unión Europea, no se comercializa ninguna variedad de fruta u hortaliza transgénicas. El salmón transgénico es el primer animal modificado genéticamente aprobado para consumo humano, pero de momento solo se está comercializando en Canadá.

De momento los únicos transgénicos que están autorizados en la Unión Europea para consumo humano son determinadas variedades de maíz, soja, colza, remolacha y algodón. Solo se cultiva un maíz transgénico, en su inmensa mayoría en España, y se destina casi integralmente a la alimentación animal.

Lo que se está desarrollando en piscicultura y en agricultura a este nivel tiene objetivos científicos y se emplean sobre todo para investigación, no sólo para determinar la viabilidad de su uso, sino también los riesgos potenciales y reales de una posible introducción de estos transgénicos en el medio ambiente.

Greenpeace se opone a todas las investigaciones que se estén efectuando sin guardar las medidas de seguridad necesarias e imprescindibles (en algunos casos están reglamentadas), como las que no se estén haciendo en ambientes confinados, pues una vez liberados al medio ambiente los transgénicos no pueden ni ser retirados ni controlados.