Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Luís Ferreirim - 19-06-2019


¿Cuánto contamina la carne industrial?

La respuesta es inequívoca. ¡La carne industrial contamina mucho! ¿Tienes alguna duda? Este post podría ser tan grande como la huella ecológica de la ganadería industrial, pero nos centraremos en la contaminación producida en cuanto al amoníaco, cambio climático, nitratos antibióticos. Esto por no hablar de los plaguicidas o la contaminación genética generada por los cultivos transgénicos, que se utilizan para alimentar ganado.

Amoníaco

El amoníaco tiene graves repercusiones sobre el medio ambiente y de forma indirecta sobre la salud de las personas. Entre 1990 y 2015, en la Unión Europea se consiguió una reducción del 24% de las emisiones de este gasa la atmósfera. Sin embargo, España no contribuyó a esta reducción, todo lo contrario. Entre 2014 y 2016, las emisiones de amoníaco en España se incrementaron en un 6,13%, lo que demuestra una tendencia de crecimiento continuado en nuestro país.

Este incremento de las emisiones de amoníaco en España se debe principalmente al crecimiento exponencial de la ganadería industrial, ya que en 2017 este sector fue el responsable del 92% de estas emisiones. Cabe destacar que, de las 100 industrias más contaminantes de amoníaco de España, 94 son explotaciones ganaderas industriales.

En cuanto a la distribución de las emisiones por el territorio, tres comunidades autónomas, Cataluña, Castilla y León y Aragón, concentran el 61% de las emisiones totales, destacando Cataluña con el 31% del total. Con esta información, desde Greenpeace hemos elaborado el primer mapa del amoníaco de la ganadería industrial en España.

Explotaciones ganaderas obligadas a declarar amoníaco por superar límite de emisiones y/o animales
[Mapa con todas las fincas]
Ganado porcino • Avicultura
Fuente: Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes Descargar gráfico y/o datos

 

Los datos de este mapa podrían ser más completos si el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación proporcionara toda la información del Registro General de Explotaciones Ganaderas. Esperamos en el futuro poder mejorarlo, incluyendo también todos los nuevos proyectos que amenazan con agravar aún más la situación en España.

De acuerdo con la información disponible, las emisiones de amoníaco de España se encuentran un 39% por encima del techo de emisiones establecido en la Directiva 2001/81/CE, lo que ha llevado a la Comisión Europea a advertir a España de que “las emisiones de amoníaco exceden actualmente los límites máximos aplicables” y a considerar su reducción como una de las acciones prioritarias que nuestro país debe llevar a cabo en 2019.

Estas son las 100 explotaciones más contaminantes en España
[Mapa con las 100 fincas principales]
Ganado porcino • Avicultura
Fuente: Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes Descargar gráfico y/o datos
Cambio climático

La ganadería es la responsable del 14,5% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, tantas como emiten todos los coches, trenes, barcos y aviones juntos.

Los últimos datos del Ministerio para la Transición Ecológica sobre las emisiones de gases de efecto invernadero en España son esperanzadores y muestran una reducción del 2,2% en el año 2018. Sin embargo, uno de los sectores que incrementa sus emisiones es el de la ganadería. Además, si miramos con perspectiva, vemos que desde 1990 se incrementaron en un 10% las emisiones de este sector y que es el responsable del 67% de las emisiones del sector agrícola. Este incremento se debe al crecimiento exponencial de la ganadería industrial en España, ya que pasamos, por ejemplo, de producir 3,5 millones de toneladas de carne en 1990 a 6,6 millones en 2017, al mismo tiempo que se han reducido las explotaciones, por lo que se ha intensificado mucho más la producción.

Es importante tener en consideración que las emisiones reportadas por el Ministerio son solo las emisiones directas. Una mayor producción implica más deforestación, mayor uso de tierras para producir piensos, mayor uso de insumos (combustible, agua, fertilizantes, plaguicidas, antibióticos…) y mayor desplazamiento de materias primas y animales (transporte por barcos, aviones y camiones), por lo que la huella de carbono de la ganadería industrial es gigante.

Nitratos

La ganadería industrial es una gran demandante de agua pero, paradójicamente, es también una de las grandes responsables de la contaminación de los acuíferos. Según la FAO, nos encontramos ya en una “crisis global de la calidad del agua”.

El nitrógeno es un nutriente esencial que ayuda a crecer a las plantas y cultivos. Sin embargo, en elevadas concentraciones es perjudicial para la naturaleza y las personas. El uso agrícola de los nitratos en fertilizantes sintéticos y presentes en los excrementos de los animales que se esparcen por los suelos es una de las principales fuentes de contaminación de aguas.

El sector agrícola es responsable de más del 50% de los vertidos totales de nitrógeno en las aguas. El exceso de nutrientes en las aguas provoca lo que se conoce como eutrofización, un crecimiento excesivo de plantas y otros organismos. Durante su crecimiento y putrefacción, estos organismos consumen gran cantidad de oxígeno y generan grandes cantidades de materia orgánica. Este proceso es el responsable de la existencia cada vez mayor de “zonas muertas” en los océanos y de la degradación de muchos ríos, lagos y zonas marítimas costeras.

La Comisión Europea ya ha advertido a España que debe actuar sobre la presión de la ganadería industrial para reducir el impacto sobre los recursos hídricos. Si no actuamos nos caerá una multa que, como siempre, pagaremos entre todas las personas, pero no específicamente los responsables del problema.

Antibióticos

Asociado a la ganadería industria también hay que resaltar el elevado consumo de antibióticos de uso veterinario en España. En 2016 se vendieron en España casi 3.000 toneladas de estos antibióticos en diferentes formatos.

Este uso masivo, en parte responsable del desarrollo de resistencia a los antibióticos que según la OMS podrá causar más muertes en 2050 que el cáncer, también contamina las aguas, afectando a muchos organismos vivos.

Sobran razones para que se ponga en marcha una moratoria estatal a la ganadería industrial y para que reduzcamos de forma significativa nuestro consumo de carne y lácteos, que adoptemos una “dieta de salud planetaria” y apoyemos modelos agroalimentarios sostenibles que cuiden y mimen nuestra casa común.

¡Actúa!

Ayúdanos a parar la destrucción ambiental causada por la ganadería industrial. ¡Únete a Greenpeace!

Basta de destrucción ambiental causada por la ganadería industrial. Firma la petición!

Ayúdanos a hacer más fuerza, ¡comparte en tus redes sociales la petición de firmas contra la ganadería industrial!

Comparte en Facebook   Comparte en Twitter

Luís Ferreirim - autor del blog.
Luís Ferreirim
Licenciado en Filosofía por la Universidade Nova de Lisboa. Post-grado en Filosofía de la Naturaleza y del Medio Ambiente por la Universidade de Lisboa. Responsable de la Campaña de Agricultura en Greenpeace España. Twitter: @LFerreirim
39 posts

¡ Comparte !


Comentarios

Laura
19/06/2019

Es imperdonable que grandes empresarios como el de Casa Tarradellas se enriquezcan a cambio de nuestro presente y futuro medioambiental y de salud. En Osona ya no podemos ni tener agua potable

Guillem
26/06/2019

Hola, me interesaría conocer las fuentes. Especialmente tengo en interés en conocer aquellas en las que se dice que la ganadería es responsable de las "emisiones globales de gases de efecto invernadero, tantas como emiten todos los coches, trenes, barcos y aviones juntos."

Greenpeace España
27/06/2019

Hola, Guillem. Te dejamos por aquí las fuentes:

- http://www.fao.org/3/a-i3437e.pdf
- https://www.ipcc.ch/site/assets/uploads/2018/02/ipcc_wg3_ar5_full.pdf

¡Un saludo!

Virginia
17/07/2019

Hola!

Hay una errata en el artículo: la ganadería no contamina más que todos los transportes juntos.

Esto fue desmentida por Henning Steinfeld, el autor principal del informe FAO "La larga sombra del ganado: problemas ambientales y opciones".

Al parecer, el error residía en que los analistas de la FAO llevaron a cabo una evaluación integral del ciclo de vida para estudiar el impacto climático de la crianza del ganado, pero a la hora de analizar el transporte emplearon un método diferente. Dejo las fuentes por aquí:

- http://news.trust.org/item/20180918083629-d2wf0
- http://theconversation.com/dejar-de-comer-carne-no-va-a-salvar-el-planeta-107994

Aun así, sigue siendo una barbaridad la contaminación producida por la industria ganadera, además del abuso de antibióticos y el sufrimiento animal. Entre todos tenemos que cambiarlo, reduciendo el consumo de carne y apostando por la carne ecológica.

Gracias por vuestra labor, Saludos!

Añadir comentario

¡ Comparte !