El plástico ha inundado nuestra vida: podemos encontrarlo en envases de productos, ingredientes de cosméticos, el textil de la ropa o materiales de construcción. En nuestro día a día podemos cambiar nuestros hábitos para reducir el consumo de plásticos y buscar alternativas.

#1
Cambia las bolsas de plástico por otras reutilizables, carros o cestas

#2
No uses vasos, platos y cubiertos de plástico cuando estés fuera de casa

Es mejor llevar tus propios utensilios. Si compras comida o bebida para llevar pide que no te la den envuelta en plásticos o lleva tus propios recipientes y botellas reutilizables. Además, existe una gran variedad de pajitas de acero y otros materiales en Internet. Lleva una siempre contigo y no uses las de plástico.

#3
Compra tu comida a granel y evita el exceso de envoltorio, como por ejemplo bandejas

Es más barato, te permite elegir la cantidad que necesitas y además la calidad será mejor.

#4
Cambia los tápers de plástico por los de acero inoxidable o vidrio

Almacenar y/o calentar comida en los tapers de plástico de toda la vida puede estar envenenándote, ya que al calentar el plástico se liberan sustancias tóxicas.

#5
Evita el uso de cosméticos que tengan en su composición microesferas de plástico

Polietileno (PE), polipropileno (PP) y/o nylon. Normalmente se encuentran en productos exfoliantes. En su lugar, elige cosméticos con componentes naturales como arcilla, cáscaras de frutos secos o semillas.

#6
Bebe agua del grifo, no agua embotellada

Si el agua de tu zona no es buena, puedes usar un filtro, es una pequeña inversión que te ahorrará una fortuna al año y además es más sano.

#7
Elige envases para tus bebidas y líquidos que sean retornables, como el vidrio, en lugar de brik y botellas de plástico

 

#8
Reduce la exposición de tu bebé al plástico, no usando biberones de plástico

 

#9
Busca juguetes de madera, tela, o de látex y caucho natural

 

#10
Di no a las maquinillas de afeitar desechables

Cámbialas por una maquinilla eléctrica o bien de metal con cuchillas sustituibles (las de toda la vida), lo que te permitirá ahorrar mucho dinero.

#11
Intenta conseguir productos de higiene y cuidado personal que no estén envasados en plásticos y que no contengan microplásticos en su composición

No es fácil, pero protegerás tu salud. Por ejemplo, usando pastillas de jabón en lugar de gel de baño o jabón en barra para afeitar en lugar de espuma. Que sean naturales y más sanos. También hay cepillos de dientes eléctricos o de madera y dentífrico en pastillas.

#12
Evita los productos de limpieza envasados en plástico

El bicarbonato, vinagre, jabón, aceites esenciales, entre otros, que se han usado toda la vida para limpiar y hacer la colada, son la mejor forma de mantener nuestra casa y ropa limpias sin dañarnos a nosotros o al medio ambiente.

#13
Con los mecheros de metal rellenables, ahorrarás bastante dinero y además ¡son más bonitos!

 

#14
Si es imposible reducir más tu consumo de plástico, recuerda reutilizar esos productos en la medida de lo posible y, en último caso, tirarlos al contenedor correspondiente

 

#15
¿Alguna vez te has preguntado cuánto plástico usas en realidad?

¡Averigua tu huella de plástico!