01-12-2020

Las trampas empresariales más habituales

El equipo científico que asesora a la Organización de Naciones Unidas (ONU) en materia de cambio climático ha sido claro al respecto: necesitamos alcanzar la neutralidad de carbono para mediados del siglo XXI. La próxima década es decisiva. El momento es ahora. No puede aplazarse.

Pero en lugar de centrar los esfuerzos en la reducción de las emisiones brutas, las empresas están buscando maneras de mantener el status quo mientras construyen una narrativa llena de falsas soluciones.

Resumimos estas trampas, estos espejismos y estas falsas soluciones sin base científica en siete grandes tentaciones en las que las empresas están cayendo. Si ceden, además de no afrontar la emergencia climática, seguirán creando problemas adicionales, como el aumento de la desigualdad, la pérdida de biodiversidad o la destrucción de culturas indígenas.


Estas son las trampas al clima
BUENISMO CORPORATIVO. Las empresas dicen estar comprometidas con el Acuerdo de París y contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, pero sus prácticas apenas cambian y no hay control real para saber si lo están haciendo realmente. Es un auténtico greenwashing.
FINANZAS “SOSTENIBLES” Y NEUTRALIDAD “TECNOLÓGICA”. Las empresas abrazan la neutralidad climática si se acepta lo que ellas denominan “neutralidad tecnológica”, una regla que establece que todas las tecnologías sirven para luchar contra el cambio climático, aunque emitan gases de efecto invernadero. Además, reciben ayudas públicas y financiación de la banca sin estar condicionadas al cumplimiento de criterios climáticos, ambientales o sociales.
FALSOS “BIO”: CAMBIAR Y CONFUNDIR LAS COSAS. Desde hace años, los prefijos “bio” y “eco” o el adjetivo “verde” inundan las campañas de publicidad. En la gran mayoría de los casos se trata de publicidad engañosa que solo está entorpeciendo la lucha contra la emergencia climática.
TRUCAR LA CONTABILIDAD DE LAS EMISIONES. De nada sirve abrazar la causa de la descarbonización si no se realiza un cálculo correcto de la huella de carbono en toda la cadena de valor. No sirve ser “neutrales” en España y externalizar la emisiones a los países más pobres del mundo.
COMPRAR ENERGÍA VERDE. Actualmente no existe en España ninguna comercializadora que venda energía de origen 100% renovable. La energía de origen renovable circula por la red de transporte y se distribuye por la red de distribución de energía eléctrica mezclada con la de origen no renovable.
PLANTAR ÁRBOLES. El papel de los bosques en la mitigación del cambio climático está generando demasiadas expectativas. Las actuaciones deben estar dirigidas a restaurar la biodiversidad: no es lo mismo restaurar bosques que plantar árboles.
LA CAPTURA Y ALMACENAMIENTO DE CO2. La tecnología de captura y almacenamiento de carbono no está capturando emisiones a gran escala. Se calcula que esto no sucederá hasta por lo menos el año 2030 y el IPCC ya ha advertido que los próximos 10 años son vitales para evitar que la temperatura media del planeta supere el 1,5 ºC, por lo que no podemos confiar en esta técnica.

Para saber más sobre estas siete trampas, lee el informe completo “Haciendo trampas al clima” (capítulo 2).