01-12-2020

Los trileros del clima

Muchas de las grandes empresas españolas hacen trampas al clima. BBVA, Campofrío, Ecoembes, Endesa, Iberia y un largo número de corporaciones que dicen una cosa y hacen otra. Aquí puedes ver las trampas que hacen de un vistazo.

Fuente: Greenpeace Descargar gráfico y/o datos

BBVA. Financiar lo verde sin descarbonizar la cartera de inversiones

En 2018, el BBVA anunció la movilización de 100.000 millones de euros hasta 2025 para luchar contra el cambio climático e impulsar el desarrollo sostenible. Además, ha sido una de las entidades pioneras en ajustar sus préstamos a los objetivos marcados en el Acuerdo de París. Sin embargo, y según el Fossil Fuel Finance Report Card 2019, entre otras trampas al clima, el BBVA ha destinado 12.080 millones de dólares en los tres últimos años a financiar la industria de los combustibles fósiles.

Campofrío. Buenrollismo contra el clima y los bosques

Mientras hace anuncios cargados de buen rollo por Navidad, Campofrío contribuye a la destrucción del planeta. Según el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), en 2019 el sector agrícola (agricultura y ganadería) fue responsable del 12,5% del conjunto de emisiones totales de gases de efecto invernadero, siendo el cuarto sector más contaminante en España. Campofrío está detrás de estas cifras, aunque se empeñe en intentar ocultarlo al no calcular las emisiones indirectas producidas en su cadena de valor. Además, Campofrío, como el resto del sector de la ganadería industrial en España, debería rendir cuentas urgentemente por su relación con la destrucción de valiosos bosques en la Amazonia y otros lugares del mundo.

Coren. Camuflados en la economía social para no rendir cuentas

El Grupo Coren es la mayor cooperativa agroalimentaria de España y una de las 30 mayores empresas del mundo en el sector de carne y lácteos. A pesar de ello, esta empresa no rinde cuentas sobre el impacto ambiental de su actividad: no elabora ninguna memoria de sostenibilidad y no realiza un cálculo de su huella de carbono.

Ecoembes. Haciendo lobby contra la economía circular

Ecoembes, el monopolio del reciclaje en España, miente sobre sus objetivos y hace trampas al clima: evita asumir dentro de sus impactos indirectos ese 5% de gases de efecto invernadero que emite su sector debido, entre otras cosas, a la fabricación desmedida de plásticos de un solo uso, botellas desechables y envases.

Endesa. Comprando liderazgo a golpe de talonario

Endesa es la empresa más contaminante de España. Sin embargo, esto no impidió que llevase a cabo una de las mayores operaciones de greenwashing de los últimos tiempos. Durante la celebración de la Cumbre del Clima en Madrid en 2019 (COP 25), compró todas las portadas de los periódicos para anunciar sus “soluciones para una sociedad libre de emisiones”.

Iberia. Volar seguirá saliendo caro para el clima

Iberia reconoce que emitió 5,1 millones de toneladas de CO2 equivalentes en el año 2019. La empresa tampoco esconde que depende de la quema de combustibles fósiles para realizar su actividad, pero sí que oculta el impacto de los vuelos cortos operados por sus filiales Iberia Express y Air Nostrum, que es donde reside el verdadero potencial de las compañías aéreas para reducir emisiones.

Naturgy. Una mariposa para esconder la apuesta por el gas fósil

Naturgy (ex Gas Natural Fenosa) se jacta de ser “la única energética española reconocida como líder mundial por su acción frente al cambio climático”. Sin embargo, su supuesta estrategia de adaptación al cambio climático, eliminando un incremento de generación a partir de renovables, se sigue basando en extraer y quemar gas, agudizando el cambio climático.

Real Madrid: contaminando partido a partido

Mientras comienzan los trabajos para crear un bosque de 25 hectáreas para neutralizar la huella de carbono, el Real Madrid se traslada en avión para jugar cada partido fuera de la capital, incluso a ciudades como Valladolid, Salamanca o Zaragoza, a una distancia de la capital inferior a las dos horas de viaje en tren. El ejemplo no puede ser más sangrante: contaminar y plantar árboles, compensar emisiones para seguir igual.

Repsol. Dejar los deberes para 2040

Captura y almacenamiento de CO2, fabricación de combustibles sintéticos, plantación de árboles… La descarbonización de Repsol está llena de trampas. Sin embargo, la mayor muestra de la resistencia de Repsol al cambio está en que la petrolera pospone para después de 2040 la compensación del 60% de sus emisiones.

Banco Santander. Viaje a Groenlandia para no ver el humo de los incendios

Las emisiones indirectas de gases de efecto invernadero del Banco Santander se hacen gigantes por su exposición al sector del carbón en Polonia y al sector agropecuario responsable de la deforestación en Brasil. Sin embargo, la presidenta del Banco Santander no dudó en participar en un conocido programa de televisión para lamentarse de los efectos del cambio climático en Groenlandia, mientras con la otra mano el banco sigue financiando la energía sucia.

Para saber más sobre las trampas al clima de las principales empresas españolas, lee el informe completo “Haciendo trampas al clima” (capítulo 3).