Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

22-01-2020

Resultados del análisis

Para comprender los resultados obtenidos se han seleccionado un conjunto de indicadores, del total de 208 analizados, coherentes con GRI (Global Reporting Initiative) y con el propio texto de la Ley 11/2018, en base a las principales cuestiones de ámbito medioambiental.

Política y Gestión Medioambiental

La mayoría de las empresas analizadas cuenta con al menos un documento de compromiso en materia medioambiental (20 de las 23 empresas). Del total de 23, un total de 16 (69,56%) recogen ese compromiso medioambiental en una política formal. Sin embargo, tres de estas 16 empresas no hacen pública su política (FCC, Mango y Campofrío).

BBVA por ejemplo afirma asumir los impactos de la actividad bancaria sobre el medio ambiente (a los que denomina impactos indirectos) derivados de los productos y servicios que ofrece. Sin embargo, al no desagregar por países, oculta su fuerte implicación en el sector del carbón en Turquía o en el petrolero en varios países (EE.UU. por ejemplo), proyectos controvertidos con importantes impactos negativos sobre el medioambiente.

El BBVA oculta su fuerte implicación en sectores de energía sucia como la del carbón en Turquía o su vinculación con la extracción de petróleo de arenas bituminosas en EE.UU.

Campofrío no aporta información sobre sus políticas, impactos, sistema de gestión o medidas ambientales. En general, la falta de información de todo el sector contrasta con la relevancia de sector cárnico en la producción de GEI. Casa Tarradellas, Campofrío y El Pozo/Grupo Fuertes obvian que la producción de piensos para el ganado está detrás de los incendios forestales y la deforestación en Latinoamérica.

En relación con los riesgos medioambientales, la mayoría de las empresas reportan desde una perspectiva de negocio, es decir, tienen en cuenta los riesgos que el cambio climático y otros factores ambientales puede tener para su negocio, y no al revés.

Cambio climático

La mayoría de las empresas informan parcialmente sobre su contribución al cambio climático, y casi todas consideran que su contribución al mayor problema al que se enfrenta el planeta se mide únicamente a través del cálculo de su huella de carbono, lo que resulta claramente insuficiente y erróneo.

Casi todas las empresas piensan erróneamente que su contribución al cambio climático se mide calculando su huella de carbono

Desde esta limitación metodológica, los sectores energéticos y eléctricos (Repsol, Cepsa, Naturgy, Endesa e Iberdrola), que por la naturaleza de su actividad económica (la quema de combustibles fósiles) están en el origen del problema del cambio climático, aparecen mejor valoradas que el resto de sectores.

Valoración Información sobre Cambio Climático

Fuente: Elaboración propia Descargar gráfico y/o datos

En primer lugar, la industria cárnica (Campofrío, El Pozo/Grupo Fuertes y Casa Tarradellas) no asume el impacto ambiental de la ganadería industrial ni el de la contaminación de los suelos, acuíferos y deforestación de los bosques tropicales y subtropicales.

La misma carencia se detecta en el resto de los sectores económicos (distribución, agroalimentario, textil), que tienen grandes y complejas cadenas de suministro con grandes emisiones de GEI debido al transporte de grandes distancias. O el sector financiero, que no asume como propios los impactos sobre el clima producto de la financiación de los sectores de los combustibles fósiles.

Contaminación

Solo el 13% de las empresas analizadas (Cepsa, FCC e IAG/Iberia) informan sobre planes de reducción de emisiones atmosféricas, acústicas y lumínicas con objetivos cuantificables.

Ferrovial presenta información muy básica para NOx, SOx y partículas, sin ni siquiera indicar a qué año se refieren las emisiones reportadas. Se entiende que para el año 2018, pero no se indica. Sin embargo indica las fuentes de esas emisiones: procedentes de calderas, de vehículos de automoción y de electricidad, aunque de manera global y sin diferenciar por país, región o área de negocio.

Solo el 13% de las empresas analizadas informa sobre planes de reducción de emisiones atmosféricas, acústicas o lumínicas

Ni Air Europa ni Iberia/IAG contemplan en ningún momento las emisiones atmosféricas del sector. Ni las producidas por las rutas ni las generadas en las operaciones de aeropuerto. En ambos casos, la falta de información entra en contradicción con lo que indica el informe ambiental de la aviación europea 2016: “las emisiones de NOX se han duplicado entre 1990 y 2014, y se pronostica que crecerán un 43% adicional entre 2014 y 2035”.

El Banco Santander no ofrece ninguna información sobre emisiones atmosféricas y ninguna empresa del sector cárnico (Casa Tarradellas, El Pozo/Grupo Fuertes, Campofrío) informa sobre la contaminación como resultado de su cadena de valor.

Resulta muy llamativo no encontrar información en el reporte del sector cárnico sobre políticas, gestión y procedimientos para aminorar la contaminación producida por la ganadería intensiva, que incluye GEI, amoniaco, purines y la grave afección a las aguas subterráneas en las zonas donde se implanta.

Energía y Agua

La mayoría de las empresas informa sobre el uso de los recursos, destacando la información sobre consumo de electricidad, siendo 17 las empresas que aportan esta información, un 73,90% del total. La cifra desciende a 12 en relación con aquellas que aportan información sobre consumo de combustibles de fuentes no renovables, aunque no todas informan sobre la evolución temporal del mismo, de forma que pudiéramos saber si dicho consumo ha descendido o aumentado con el paso de los años.

Valoración Información sobre Energía

Fuente: Elaboración propia Descargar gráfico y/o datos

En cuanto a la información sobre utilización de fuentes de energía renovables, son 15 las empresas que aportan esta información, sin embargo, una lo hace fuera del Estado de Información no Financiera, contraviniendo así el requisito exigido de la ley de que así sea.

El sector empresarial Marca España no cuenta cómo está desarrollando su estrategia energética en el exterior

Son 14 las empresas (un 60,86%) que aportan información sobre medidas de eficiencia energética, fundamentalmente sobre reducción de consumo. Sin embargo, entre estas la información es dispar y no permite conocer de manera homogénea en qué tipos de energía se ha producido esa mejora o cuál ha sido la evolución temporal que permita saber realmente si se trata de una mejora puntual o del resultado de una estrategia real de eficiencia energética.

Además, resulta generalizado el hecho de que, en caso de que las empresas aporten esta información, la limiten a sus instalaciones u operaciones en España. El sector empresarial Marca España no cuenta cómo está desarrollando su estrategia energética en el exterior, en contextos de riesgo y con una legislación más laxa.

Valoración Información sobre Agua

Fuente: Elaboración propia Descargar gráfico y/o datos

En lo que atañe al consumo de agua, 17 empresas (73,91%) reportan en su EINF el total de agua extraída. De estas 17, solo 8 presentan esta información diferenciando por categorías (aguas superficiales, incluida el agua de humedales, ríos, lagos y océanos; agua de lluvia recogida y almacenada directamente por la organización; agua subterránea; suministros municipales; etc). De las 17 empresas que reportan sobre consumos de agua, solamente 13 aportan datos comparativos con años anteriores.

Además, solo siete (30,43%) informan sobre si utilizan agua reciclada o reutilizada, y solo seis aportan información sobre vertidos (ACS, Endesa, Eroski, Iberdrola, Naturgy y Repsol).

Economía circular

En este indicador cabe destacar la escasa referencia en los EINF a los procesos de diseño que reduzcan el consumo de materias primas o avancen en la reducción de la generación de residuos. Hay algunas excepciones, como El Corte Inglés, que declara que la empresa prima el ecodiseño, la reciclabilidad y la incorporación de materias primas secundarias en su packaging.

El olvido de la reducción del consumo de materias primas en origen se produce al mismo tiempo que un puñado de empresas analizadas (FCC, Ferrovial, Iberdrola, Santander, Repsol, Endesa y Eroski) han firmado el Pacto por una Economía Circular promovido desde el gobierno español.

En dicho pacto las empresas se comprometen entre otras cosas a impulsar el análisis del ciclo de vida de los productos y la incorporación de criterios de ecodiseño, reduciendo la introducción de sustancias nocivas en su fabricación, facilitando la reparabilidad de los bienes producidos, prolongando su vida útil y posibilitando su valorización al final de ésta. Y también, a favorecer la aplicación efectiva del principio de jerarquía de los residuos, promoviendo la prevención de su generación, fomentando la reutilización, fortaleciendo el reciclado y favoreciendo su trazabilidad.

Cadena de suministro

Este indicador debería ser muy relevante para muchas empresas analizadas, ya que es precisamente donde se produce el mayor impacto ambiental (sectores distribución, agroalimentario o textil, por ejemplo). 17 de las empresas informan sobre la existencia de exigencias medioambientales a sus proveedores pero únicamente diez explican exactamente cuáles son esos requisitos.

Solo dos de ellas (Caixabank y Endesa) informan sobre la exigencia de que sus proveedores cuenten con la certificación ambiental ISO 14001. En la mayoría de estas empresas esta información se puede encontrar en el EINF, tal y como requiere la Ley 11/2018, sin embargo, en dos casos es necesario recurrir a los informes de Sostenibilidad y Responsabilidad Corporativa para terminar de completar la información (Naturgy y Endesa).

Otras empresas informan de que potenciarán, propiciarán o esperan que sus proveedores cumplan, pero no establecen una exigencia. Tal es el caso de ACS y Eroski, aunque en este último caso la apuesta por la producción local y de cercanía podría justificar la carencia de sistemas de gestión en proveedores de tamaño pequeño o de empresas de estructura familiar.

De las 17 empresas que dicen exigir a sus proveedores requisitos ambientales, son solamente cuatro las empresas que informan sobre los procedimientos en caso de incumplimiento: Cortefiel/Tendam, Mango, Naturgy e Inditex. De entre ellas, la información de Mango se encontraba fuera del EINF.

Biodiversidad

Solamente 13 empresas abordan de alguna forma la protección de la biodiversidad en sus documentos públicos, informando de sus impactos o de las medidas tomadas para preservar o restaurar la biodiversidad. De manera errónea, son numerosas las empresas “Marca España” que consideran que su actividad económica no impacta en la biodiversidad

Así, solo cinco empresas (Eroski, Endesa, Cepsa, Iberdrola e Inditex) recogen en su EINF información sobre planes de acción con objetivos cuantificables, y únicamente cinco (Repsol, Naturgy, Endesa, Iberdrola y FCC) informan sobre impactos en la biodiversidad que hubiesen tenido lugar en el ejercicio.

De manera errónea, son numerosas las empresas ‘Marca España’ que consideran que su actividad económica no impacta en la biodiversidad

Algunas empresas incluyen en este apartado las acciones de RSC sobre proyectos de conservación, voluntariado o restauración ambiental, especies protegidas, etc, con fundaciones y ONG de conservación, acciones que nada tienen que ver con este indicador ni con los requerimientos de la Ley 11/2018.

Así, Caixabank declara financiar iniciativas y proyectos respetuosos con el medio ambiente o Mapfre menciona iniciativas concretas sobre mares y bosques y acciones de voluntariado en materia de reforestación o limpieza de playas.