Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Luís Ferreirim - 06-11-2018


Valencia podría ser líder en la reducción del consumo de carne

La producción y el consumo de carne y lácteos tiene graves repercusiones para nuestra salud y la del planeta. Por este motivo en Greenpeace trabajamos para conseguir una reducción del 50% a nivel global para 2050 y queremos un compromiso por parte de la ciudad de Valencia para que su política alimentaria contemple la disminución del consumo de carne y otros derivados animales.

Según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, es en la Comunidad Valenciana donde se registra el mayor consumo de carne de pollo y conejo. Por otro lado, el diagnóstico llevado a cabo por la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública y la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte para la recientemente publicada “Guía de comedores escolares” reconocía que casi el 69% de los menores de 15 años no consume diariamente verduras ni hortalizas y que un 35,5% no consume fruta diariamente y establece que el consumo de carnes debe ser de dos o menos raciones a la semana y que los derivados cárnicos se deben limitar a una ración semanal.

La gravedad del asunto es de tal orden que el propio alcalde de Valencia, Joan Ribó, defendió el pasado 13 de febrero en la Jornada “Alimentación sana y sostenible. Menos proteína animal y más vegetal” que hay que apostar por la dieta mediterránea para contrarrestar el sobreconsumo de carne. Según sus palabras, “en estos momentos hay un claro exceso de consumo de carne frente al que, en Valencia, tenemos muy clara cual es la apuesta: la dieta mediterránea que nosotros siempre hemos defendido. Es una apuesta por comer más verduras, por potenciar la agricultura y la alimentación de proximidad”. Pero ni siquiera tratándose de una inquietud del propio alcalde, la Estrategia Agroalimentaria Valencia 2025, recientemente aprobada, contempla este asunto y sólo hace referencia una vez a la famosa dieta mediterránea.

La reducción del consumo de carne y otros derivados animales es una de las herramientas más fáciles y efectivas de que disponen las ciudades para luchar contra el cambio climático y a la vez promover dietas sanas y sostenibles.

Así que mañana participaremos en Valencia en la jornada ‘Reducción de la producción y del consumo de carne y lácteos para salvar el clima’, enmarcada en la iniciativa del Ayuntamiento de Valencia ‘València canvia pel clima!’ para mostrar los beneficios de una dieta sana para las personas y el planeta.

Además de Greenpeace participarán Vicente Domingo en representación del Ayuntamiento de Valencia, Lourdes Zubeldia de la Comunidad Valenciana, Alma Palau del Consejo General de Colegios Oficiales de de Dietistas-Nutricionistas y Mª Dolores Raigón de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica.

Si vives o estás en Valencia no faltes. Toma nota. Es en el Espai Llimera de 18:00 a 20:00. ¡Te esperamos! Y si no puedes ir con un sólo click puedes apoyar la campaña de Greenpeace.

Luís Ferreirim - autor del blog.
Luís Ferreirim
Licenciado en Filosofía por la Universidade Nova de Lisboa. Post-grado en Filosofía de la Naturaleza y del Medio Ambiente por la Universidade de Lisboa. Responsable de la Campaña de Agricultura en Greenpeace España. Twitter: @LFerreirim
21 posts

¡ Comparte !


Comentarios

Geroncio
08/11/2018

En la región andina de Perú se ingiere mucha carne debido a su gastronomía variada y debido a ello es que el volumen del vientre en los pobladores ha crecido, generando un sobrepeso y por proyección enfermedades como la Diabetes mellitus.

María José De Julián Arribas
09/11/2018

Una campaña muy interesante. No sé en que punto se encuentra en estos momentos, Luis. Yo escribo pidiendo ayuda para visibilizar un problema q estamos padeciendo en ambas Castillas. En concreto en pequeños municipios, escasamente poblados y por consiguiente indefensos ante las instituciones que apoyan y amparan la proliferación de la ganadería intensiva. Esta ganadería industrial que quiere minar el único bien patrimonial que tienen nuestros pueblos de Castilla-La Mancha, su medio natural. Soy de un pueblo de Cuenca, donde en un año quieren autorizar más de 200 macrogranjanjas en la provincia, con una media de casi 3000 cerdos por explotación. Esto no conllevaría una industria asociada que daría vida a nuestros municipios. La carne de cerdo la quieren para exportarla. Además de la naturaleza caliza y arcillosa del suelo de la comarca, el peor para la rápida filtración de purines y nitratos en el subsuelo, he de decir que nuestros recursos hídricos son escasos. Sabemos de la contaminación que generan este tipo de macrogranjas y de los graves efectos de los purines para suelo, aire, salud... Es por eso por lo que os pido vuestra ayuda. Estamos organizados en Plataformas vecinales con poco poder de difusión. Queremos que se valore en su justa medida este tipo de ganadería. Os agradecemos vuestro apoyo, con vuestra presencia en la fiesta de la Trashumancia en Madrid, celebrada hace unas semanas. Un saludo.

Añadir comentario

¡ Comparte !