Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

18-11-2020

La carne industrial contamina

La ganadería industrial está contribuyendo a la destrucción del planeta y lo que está ocurriendo en la comarca de A Limia, de la mano del Grupo Coren, es un claro ejemplo de ello, como ocurre en muchos otros lugares de España. El modelo industrial, con explotaciones que son auténticas fábricas de carne, leche y huevos, ha dado totalmente la espalda al territorio, al bienestar animal y las consecuencias de su actividad son nefastas para el medio ambiente y para la salud de las personas.

Documentación de la contaminación derivada de la industria ganadera en la planicie de A Limia, Ourense, especialmente la presencia de nitratos. ©Greenpeace/Pedro Armestre

A diferencia de otras regiones peninsulares, donde el sector industrial cárnico ha optado por crear enormes granjas, el gigante de la producción cárnica en Ourense ha impulsado con un modelo empresarial de cooperativa-integradora, centenares de explotaciones de menor tamaño en un territorio relativamente reducido que, sumadas, provocan un gigantesco impacto medioambiental en la comarca. Con su modelo de integradora Coren controla la producción y la comercialización, pero no se hace responsable de los residuos que generan sus integrados. Y son muchos residuos.

En los últimos años, A Limia se ha convertido en la zona 0 de los nitratos del norte de España y, al igual que ocurre en otras zonas de España como el Mar Menor, la ingente cantidad de esta sustancia en las aguas está provocando un problema de contaminación mayor al que las autoridades no están poniendo freno. Cabe recordar que los nitratos son cancerígenos y por encima de 50 mg/litro de agua, el agua no es apta para consumo, aunque estos niveles no son extraños en los grifos de la zona, algo que nuestros investigadores han podido constatar in situ. Además, la ganadería industrial también está provocando contaminación por otras sustancias, como fósforo, metales pesados, emisiones a la atmósfera de amoníaco y gases de efecto invernadero, así como la generación de olores y graves afecciones a la biodiversidad.

Galicia es la única comunidad autónoma que hasta la fecha no ha designado ninguna Zona Vulnerable a los Nitratos, tal como exige la Directiva de Nitratos. El incumplimiento reiterado de esta directiva por parte de España hizo que la Comisión Europea enviara un dictamen motivado el pasado 2 de julio.

Descargar gráfico y/o datos

Este mapa se ha elaborado en base a los datos oficiales de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil y el informe científico “Actuaciones para la cuantificación del origen de la contaminación difusa por presencia de nitratos en la cuenca del Río Limia mediante la realización de un estudio isotópico” (2014) del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC-UGR) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, datos del Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes (PRTR) y del Instituto Galego de Estadística (IGE). Además, se han utilizado también información e imágenes de la Sociedad Galega de Historia Natural (SGHN), del Movemento Ecoloxista da Limia (MEL) y de Greenpeace.

Lamentablemente, no se pudo utilizar un informe determinante de la Universidad de Vigo, “Food production link to underground waters quality in A Limia river basin”, ya que esta no quiso facilitar las ubicaciones de muestreo a Greenpeace.

La legislación comunitaria marca que el límite máximo de nitratos en agua para consumo humano es de 50 mg/l. Por encima de esto no se considera potable, debido al elevado riesgo para la salud. El valor guía es de 25 mg/l por encima del cual se deben adoptar medidas para evitar daños a la salud y el medio ambiente.