17-10-2022

Renovables en tus manos YA

Es el momento de abandonar los combustibles fósiles y apostar por las energías renovables. Por eso, desde Greenpeace ponemos en marcha el Tour Renovables en tus Manos YA, con el que queremos acercar a la ciudadanía las opciones de energía limpia, justa y barata que existen, así como recordar a los ayuntamientos el poder que tienen de impulsar el cambio.

DESCUBRE TODA LA INFORMACIÓN DEL TOUR RENOVABLES EN TUS MANOS YA

Estamos atravesando unos años críticos para la transición energética: la ventana de oportunidad climática se está cerrando, las emisiones de gases de efecto invernadero no bajan lo suficiente y ahora la crisis energética derivada por la guerra de Ucrania pone nuestra seguridad y economías familiares, empresarial y de país en una verdadera encrucijada. Se acerca un invierno muy complicado.

Las soluciones, como las renovables, el ahorro y la eficiencia de energía no despegan con la velocidad necesaria, y en muchos casos el desarrollo renovable está siendo desordenado, excesivamente centralizado, escasamente participado. Mientras, las desigualdades sociales aumentan, reduciendo la resiliencia de sectores cada vez más amplios de la sociedad ante los cambios que llegan (crisis de precios energéticos, laboral y ambiental).

En España, el

9%
las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado en 2021 respecto a 2020.

Solo el

21%
de la energía que usamos en España se satisface con energías renovables.

Al mismo tiempo, el antiguo sistema energético fósil y nuclear lucha por mantenerse vivo y no perder sus privilegios planteando falsas soluciones para salir de la crisis energética, usando más gas, precisamente el combustible fósil caro y contaminante que está disparando nuestras facturas energéticas y las emisiones.

Tenemos que parar la dependencia del gas y otros combustibles fósiles en nuestros municipios y hogares. La buena noticia es que es posible y que los ayuntamientos tienen un rol destacado en ayudar a la ciudadanía a recorrer la transición energética de forma justa y ambiciosa.

Las soluciones para el abandono de los combustibles fósiles y la energía nuclear en España antes de 2040 existen ya y la ciudadanía tiene derecho a participar en ellas.

Los ayuntamientos tienen el poder de impulsar y ser ejemplo de su implantación: un despliegue masivo y participado de energías renovables, así como de un ahorro de energía que sustituya las fuentes energéticas sucias, basado en un pacto social para que sea respetuoso con las personas y el planeta, y con participación activa de la ciudadanía en su implementación (autoconsumo, comunidades energéticas, eficiencia, ordenación territorial, toma de decisiones…).

Las empresas petroleras y gasistas multiplicaron entre

2 y 6
veces sus beneficios en 2021.

España tiene que reducir a

CERO
sus emisiones de gases de efecto invernadero en 2040 para salvar el clima.

¿Con qué fuentes cubrimos la energía que usamos?

En 2019 en España tan solo se cubría con energías renovables un 17,85 % de la demanda de energía. El resto se cubre con productos petrolíferos, gas, carbón y nuclear. En 2020 se alcanzaba el 21,2% de renovables sobre el consumo de energía (incluyendo transporte, calefacción, industria, electricidad, …) pero aún estamos lejos de un sistema energético en línea con la lucha contra las crisis climática y energética.

Fuente: IDAE y Eurostat Descargar gráfico y/o datos

 

¿Para qué usamos la energía en España?

Los sectores que más consumen energía en España son el transporte y la industria, seguidos por el sector residencial y servicios. Para todos ellos, hay opciones de ahorro de energía y electrificación con energías renovables. Lo hemos detallado en el informe Energía 3.0.

Fuente: IDAE Descargar gráfico y/o datos

 

Vivimos en casas fósiles

Las casi 25 millones de casas en España consumen el 13% de la demanda energética para calentarlas. El 43,4% de la energía que usan las viviendas se va en calefacción y refrigeración.

Consumo energía hogares

Según nuestro informe Energía 3.0, este consumo se puede reducir en un 80% con medidas de aislamiento. El potencial es enorme para dejar de tirar energía, dinero y lanzar emisiones innecesarias a la atmósfera.