El modelo de ganadería industrial solo pone en la balanza los beneficios económicos inmediatos, sin considerar los efectos en el largo plazo sobre las personas, la salud pública, el medio ambiente o el bienestar animal.

A pesar de que muchas veces se anuncian como su salvación, las macrogranjas asfixian el medio rural porque a la larga destruyen empleo local y favorecen la despoblación. Además, su impacto ambiental es elevado.

Estas son las diez amenazas más importantes de la ganadería industrial:

#1
Calentamiento global

La ganadería es responsable del 14,5% de la emisión de gases de efecto invernadero. En España, según los últimos datos publicados, el sector de la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca emite el 59,5% del metano y el 76,1% de óxido nitroso, dos gases de efecto invernadero mucho más potentes que el CO2.

#2
Pérdida de diversidad biológica

La ingente cantidad de piensos y pastos necesarios para alimentar la producción industrial de carne son uno de los principales factores de deforestación mundial. Por otro lado, la sobrefertilización en la agricultura industrial lleva incluso al aparición de “zonas muertas” en los océanos.

#3
Impacto paisajístico y destrucción de hábitats

Las macrogranjas implican una ocupación territorial importante. En España el 66% de la superficie cultivada se destina a producir alimentos para animales, no para personas. Como ejemplo, la macrogranja proyectada en Noviercas (Soria) ocuparía lo equivalente a 900 campos de fútbol aproximadamente.

#4
Impacto en nuestra salud

El excesivo consumo de carne está asociado al sobrepeso, obesidad, cáncer diabetes tipo II y enfermedades cardiovasculares. Es fundamental adoptar una dieta de salud alimentaria.

#5
Resistencia a los antibióticos
La ganadería industrial es la principal consumidora de antibióticos en el mundo, y España es el país de Europa donde más se utilizan en este sector. El uso masivo de antibióticos en la ganadería industrial contribuye significativamente a la pérdida de eficiencia de estos medicamentos. Según la OMS, la resistencia a antibióticos podría provocar más muertes que el cáncer en 2050.
#6
Seguridad alimentaria

Las grandes y recientes crisis de seguridad alimentaria en el mundo vienen de la mano de la ganadería industrial: vacas locas, gripe aviar, gripe porcina, salmonella, listeria… Por otro lado, entre el 75% y el 80% de la superficie agraria mundial se destina a producir alimentos para animales, no a producir alimentos para consumo directo humano.

#7
Sufrimiento animal

En la ganadería industrial los animales son tratados como máquinas de producir dinero. Las condiciones en las que viven quedan relegadas al beneficio económico.

#8
Escasez de agua

La agricultura industrial usa enormes cantidades de agua, y gran parte se destina a producir alimentos para animales. En España, Greenpeace ha estimado que la ganadería utiliza en un año lo equivalente al consumo de todos los hogares en 21 años. Un ejemplo: la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) estima que, de llevarse a cabo, la explotación lechera de Noviercas consumiría entre 4 y 6,35 millones de litros de agua al día, sin contar con el consumo indirecto para la producción de piensos. Esta cifra es equivalente a lo que consumen aproximadamente los 40.000 habitantes de la ciudad de Soria.

#9
Contaminación de los acuíferos y suelos

Los purines resultantes de la ganadería industrial son altamente contaminantes. Se estima que la granja de Noviercas produciría casi unas 1.000 toneladas al día. A esto habría que añadir los plaguicidas y fertilizantes químicos que se utilizan para producir los piensos.

#10
Pérdida de empleos y más concentración en el sector

Una macrogranja genera menos empleo que la ganadería extensiva y ecológica, dado que todo está mucho más automatizado. Además supone una amenaza para las pequeñas y medianas granjas de la zona.

Qué puedes hacer tú

Pide a las administraciones que dejen de apoyar la ganadería industrial. ¡Firma la petición!

¡Actúa con tu consumo! La dieta es una de las mejores y más sencillas herramientas que tenemos para contribuir positivamente a salvar el planeta y a mejorar nuestra salud. Aquí te proponemos algunas ideas para una dieta más saludable para ti y para el planeta.

¡Súmate a Greenpeace! Sé parte de nuestra organización para exigir a gobiernos y empresas que fomenten una ganadería extensiva y ecológica, que tenga en cuenta el bienestar animal y nuestra salud. ¡Pincha aquí para unirte a Greenpeace!