El Bosque Boreal se extiende por todo el hemisferio norte, desde Alaska y Canadá hasta Escandinavia y Rusia, formando una verdadera corona forestal en torno al planeta que juega un papel fundamental en la regulación del clima.
El
50%
de los mamíferos que viven en el bosque boreal están en peligro
Los bosques de Canadá almacenan
186 millones
de toneladas de carbono
El
65%
de todos los Paisajes Forestales Intactos se localiza en tan solo tres países: Canadá, Rusia y Brasil
Primer plano de un puma Oso pardo en un bosque sueco. Colibrí de garganta roja en el bosque boreal canadiense Cría de zorro rojo en el bosque boreal canadiense

El problema

Los bosques boreales de Canadá son uno de los ecosistemas más vulnerables del planeta. Se encuentran en una zona especialmente sensible, donde los equilibrios climáticos, con largos y fríos inviernos, son fundamentales para su subsistencia.

Una parte de esta enorme extensión de bosque boreal está formada por bosques todavía vírgenes, también llamados bosques primarios o Paisajes Forestales Intactos, situados en países como Estados Unidos (Alaska), Canadá, Suecia, Finlandia y Rusia. Son interminables extensiones verdes donde predominan las coníferas y son el hogar de especies amenazadas. Estos magníficos bosques juegan un papel fundamental en el equilibrio del clima planetario ya que capturan grandes cantidades de CO2.

La explotación forestal de los bosques boreales está agravando el calentamiento global a través de la emisión de gases de efecto invernadero y la reducción del almacenamiento de carbono, según el informe de Greenpeace. Y esta degradación de los bosques boreales está principalmente producida por la tala industrial para alimentar la demanda de madera y papel.

En Canadá, Resolute Forest Products, la mayor empresa papelera de este país, está devastando grandes extensiones de bosque boreal para convertirlas en papel, sin la consulta y el consentimiento previo de las poblaciones indígenas que viven en estos bosques. La gestión forestal de esta empresa no cumple unos mínimos principios de sostenibilidad. De seguir así, la biodiversidad de los bosques boreales canadienses se degradará y la función de almacén de carbono se verá mermada, lo cual afectará también a otras funciones de los ecosistemas.

Más cerca de nosotros, en los países nórdicos, la papelera Essity, segundo productor mundial de papel higiénico y proveedor de conocidas marcas como Tempo, Lotus, Cushell o Colhogar, está destruyendo áreas críticas de los grandes bosques boreales del norte de Europa, fundamentalmente de Suecia, Finlandia y Rusia. En Finlandia, las fábricas que suministran a Essity compran pasta de papel a la empresa estatal Metsähallitus, que está deforestando bosques maduros y destruyendo el hábitat de especies protegidas de la zona. También, hemos denunciado al proveedor ruso de Essity, Arkhangelsk (APPM, por sus siglas en inglés), que tiene entre sus planes talar partes de bosque primario en Dvinsky, Rusia.

Vista aérea del Gran Bosque del Norte en Finlandia Pilas de troncos en el aserradero de madera de la empresa Eacom, en Canadá

La solución

Pese a la gran variedad de amenazas que destruyen los bosques primarios aún hay tiempo de reacción, pero urge tomar ciertas medidas para lograr salvarlos:

  • Proteger los bosques primarios boreales que quedan, a través de la declaración de estas zonas como áreas protegidas, el cumplimiento de los compromisos adquiridos en los acuerdos multilaterales y una mejor gobernanza mundial que prime la conservación de la biodiversidad y los derechos de los pueblos indígenas.
  • Las empresas papeleras deben implementar políticas para promover la responsabilidad empresarial en materia de medio ambiente, derechos humanos, lucha contra la corrupción, etc. que prevenga que puedan participar en proyectos que puedan impactar negativamente en estos ecosistemas.
  • La empresa papelera Resolute debería llevar a cabo una gestión forestal certificada por el Consejo de Administración Forestal (más conocido por sus siglas en inglés FSC), que cuente con el consentimiento previo y libre de las comunidades indígenas o First Nations.
  • Las grandes editoriales y grupos de comunicación deberían adoptar políticas de compra de papel que eviten la colaboración con prácticas forestales destructivas y dañinas para los bosques primarios.
  • Las administraciones, a través de la contratación pública, deben priorizar aquellos productos que no estén asociados a la destrucción de los bosques primarios o a la violación de derechos humanos.
  • La ciudadanía debemos adoptar estilos de vida y consumo sostenibles, evitando el derroche de papel, reciclando posteriormente el papel utilizado, y dando prioridad al consumo de papel 100% reciclado blanqueado sin productos clorados (con el sello Ángel Azul).

Qué está haciendo Greenpeace

Investigamos la degradación y destrucción del bosque boreal, en especial de aquellas zonas vírgenes consideradas paisajes forestales intactos.

Realizamos campañas para demandar la protección de estas regiones de bosques vírgenes.

Demandamos a la industria papelera, editorial, etc. que adopten políticas de suministro de madera y papel acordes con la conservación de estos bosques.

Defendemos también el derecho a la libertad de expresión para defender el medio ambiente, enfrentándonos a las empresas papeleras que quieren acallar nuestra voz.

A través del análisis de imágenes de satélite, y junto con otras ONG e instituciones científicas, elaboramos mapas de los paisajes forestales intactos de todo el planeta, vemos su evolución y publicamos artículos científicos para la divulgación del valor de estos interesantes ecosistemas. Puedes ver más información en la web Intact Forest Landscapes.