El gas natural, es en realidad gas fósil y no tiene nada de sostenible. Es un combustible fósil que causa cambio climático, como el petróleo y el carbón.
El gas es ya la
2ª fuente de emisiones
de dióxido de carbono en la UE.
Las subvenciones al gas en la UE
han aumentado un 4%
desde 2015.
Está compuesto fundamentalmente por metano, un gas con mayor potencial de
calentamiento global
que el CO2.
metano gas combustible fosil gas energia fosil espana

El problema

El mal llamado gas natural es fundamentalmente metano. El metano es un potente gas de efecto invernadero con un potencial de calentamiento global a los 20 años, 84 veces superior al del CO2. En su proceso de extracción y transporte hay filtraciones de metano y finalmente durante su quema para los diferentes consumos, producirá CO2.

El gas es, junto con el petróleo, el combustible fósil más utilizado en España. Sin embargo, tiene mejor aceptación social, política y económica que otros combustibles, por lo que existe un gran riesgo de un aumento de las inversiones en el gas, de que se incremente su consumo y, por lo tanto, la producción y sus emisiones. La demanda es enorme y, ante la emergencia climática, no podemos permitirnos una transición energética que se apoye en este combustible fósil en la próxima década.

Hay que tener muy en cuenta que el gas frena la transición a un modelo energético 100% renovable; por ejemplo, frena la conversión hacia hogares dignos con modos de calefacción limpios, sanos, eficientes y renovables.

¡Súmate! Exijamos justicia ante la emergencia climática

El gas fósil será más caro que las energías renovables en el futuro; de hecho, ya lo es para la generación de electricidad. Invertir ahora en nuevas infraestructuras de gas fósil dificultará el cambio a las alternativas cada vez más rentables de las soluciones energéticas limpias y, por tanto, aumentará los costes futuros del sistema energético.

La solución

Para evitar que sigamos encerrados en nuestra dependencia de los combustibles fósiles, tenemos que seguir el camino de la transición energética limpia invirtiendo directamente en energías renovables en lugar de sustituir el carbón por el gas fósil o incluso desarrollar más infraestructuras de gas. Estas son nuestras demandas:

  1. Detener las nuevas inversiones en infraestructura de gas fósil: la promesa de una posible sustitución futura por alternativas no debe ser una excusa para seguir ampliando ahora las instalaciones de este combustible.
  2. La UE y los estados miembros deben poner fin inmediatamente a todas las ayudas públicas a las infraestructuras de gas fósil y elaborar una hoja de ruta para el desmantelamiento y la adaptación de las instalaciones de gas fósil existentes y las infraestructuras conexas, alineada con alcanzar la descarbonización completa en 2040.
  3. Eliminar el ENSTOG (agrupación de los operadores de gas en la Unión Europea, en España representados por ENAGAS y Reganosa) y sustituirlo por un organismo técnico-científico independiente.
"El gas fósil frena la transición hacia energías renovables y, por tanto, frena la conversión hacia hogares dignos con modos de calefacción limpios, sanos y eficientes. El gas fósil será más caro que las energías renovables en el futuro; de hecho, ya lo es para la generación de electricidad."

Qué está haciendo Greenpeace

En Greenpeace llevamos 50 años alertando sobre las consecuencias del cambio climático, denunciando a los responsables y, sobre todo, aportando soluciones. Para evitar los peores impactos de esta crisis tenemos que contar con un sistema energético 100% renovable, eficiente, inteligente y en manos de la gente, algo que ya hemos demostrado que es posible conseguir.

Por este motivo, presionamos a gobiernos y empresas para evitar que el negocio de los combustibles fósiles, también el gas, acabe por destruir el planeta. Basta ya de mentiras, basta ya de greenwashing, pongamos fin al poder fósil.

que puedes hacer tu greenpeace

Qué puedes hacer tú

¡Actúa con tu consumo! Producir, consumir, almacenar e, incluso, vender tu propia energía renovable es posible. Descubre las alternativas de energía ciudadana contra el cambio climático.

¡Súmate a Greenpeace! Sé parte de nuestra organización para exigir el freno urgente a los combustibles fósiles, entre ellos el gas.

¡Únete a Greenpeace!